Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Pocos cambios, en Mumbay

                                                   Todas las fotos de este post son, de Mumbai
          Querido blog:


        Dado, que ya no sé si tengo padre, madre o familia a la que acudir con mis penas y alegrías, te cuento a ti mis avatares -últimamente, tranquilos-, por este enorme país, que es la India.

          Estuvimos dos días en Mumbai, tal y como queríamos, en un alojamiento no muy caro -tras mucho buscar-, aunque la habitación resultó minúscula y muy calurosa. Así, pudimos desquitarnos de la primera vez, en que todo fue tan insípido y acelerado. Caminar durante dos jornadas por aceras, a pesar de tener más sudor en el pecho y espalda, que Camacho en el Mundial de Japón y Corea, 2002, es muy reconfortante.

          Nada ha cambiado, desde 2.011. La ciudad sigue llena de vendedores pelmas, que te agobian por el extenso bazar -hasta, que te conocen- y los alrededores de la Puerta de la India, continúan igual de trepidantes y animados. Se han puesto de moda -único lugar, de momento, en India- los sandwiches a la plancha -nada de carne, solo vegetales, huevos y queso-, proliferando decenas de negocios, que cubren la demanda.

          También, hasta nos acercamos a la playa, muy animada por decenas de puestos callejeros, aunque no vale nada.

          De las cinco grandes ciudades de India, Bombay es la segunda, que más nos gusta, después de Calcuta (y Chennai, la que menos).

          Ya ves, querido blog, que los mensajes buenos no abundan y, como este, son cortos, pero yo trato de alternarlos con los malos.


          Adiós.