Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Varias maneras de viajar por India

           
Kota (India), arriba y Bundi (India), debajo
          Creedme, en India no hay muchos guiris -viajando por libre- en ninguna época del año. Ni en el norte, ni en el sur. Pueden pasar días, sin que veas a un extranjero y que cuando vuelvas a ver a uno, sea el mismo de las diez veces anteriores. Al margen de los que se buscan a sí mismos -los pobres ya tienen bastante-, las mayores concentraciones de guiris se producen en tertulias de alojamientos de perfil occidental, german backerys, terrazas o establecimientos de lassi, de moda, dónde escriben o cuentan sus magníficas experiencias por India -en papeles, que colocan en sus paredes-, consistentes en comer o beber, lo que sea.
                                                   Bikaner (India)
   
                                                                                                          Puri (India)
          Pero luego, después de su acomodada e insulsa vida, se atreven a impartir cátedras sobre India, sobre las bondades del país -pagando los hoteles a precios sobredimensionados-, lo simpáticos y sensibles que son los indios -cuando les pagas 200 rupias por un plato de arroz solo, como yo he visto o mucho más, por hacer de torpe guía- o del misticismo del país, cuando el culo no les da más allá. de ir de cama en cama o de terraza en terraza.

 Bhuwanesbar (India)
          Cierto es, que cada uno viaja como le da la gana y gasta su dinero como más le agrada: faltaría más. Pero, quién viene a India a ver el Taj Mahal a todo lujo y se deja llevar por los buscavidas, está haciendo la vida mucho más difícil, a los que viajamos por nuestra propia cuenta y riesgo.

          No cabe duda, que llevando una vida de mierda, similar a la de los autóctonos, somos los guiris que no quieren en ningún ministerio de turismo, ni en ninguna agencia de viajes engañabobos. Nosotros andamos por las carreteras kilómetros y kilómetros, entre el infernal tráfico; esquivamos vacas, perros y charcaleras apestosas; comemos en los puestos o restaurantes, donde lo hacen los de aquí; dormimos en sitios -muy dignos-, que no son los de un montón de estrellas, que te recomiendan los tour-operadores y sufrimos las incesantes olas de calor, que llevamos arrastrando, casi desde que salimos de casa.
                                                      Calcuta (India)
        ¿Qué manera es mejor de viajar por India?. Pues, cada uno, la suya. Eso sí, sin contribuir a empeorar, las formas de disfrutar del país de los demás y sin alentar a un ejército de pelmas locales, a la búsqueda del dinero fácil. Porque, hay una diferencia básica: mi forma de viajar, no les perjudica a ellos, pero la suya, sí a mi.

          Para entenderlo mejor, pongamos dos ejemplos. 1º.- Indio tratando de que le cambies euros sueltos por rupias (en las oficinas de cambio no es posible). Si dispone de esas monedas, es porque un occidental se las ha dado, tal vez, para que no le moleste. Ello supone, que esa persona piensa, que puede vivir de eso y dará la lata a todos los demás viajeros, que no tienen culpa. Konark (India)

          2º.- Pelma muy agresivo, siguiéndonos durante una hora, tratando de adelantársenos en los hoteles, para obtener una comisión. Evidentemente y dado nuestra firmeza con los propietarios, no lo consigue. Si otros extranjeros se hubieran comportado igual, haría tiempo, que habría decidido ganarse las habichuelas de otra forma.
Matura (India)

          ¿Vivir la India, desde una burbuja con aire acondicionado y dónde todo está a tu disposición, sólo con alargar la mano -si has pagado lo que no vale, antes, claro- o transitar, como uno más de los pobres lugareños, que intentan sobrevivir día a día y llevan con mucha dignidad su existencia de mierda?. Tal vez, ninguna de las dos fórmulas sea la más adecuada y la cosa vaya más, por una tercera vía. Pero, si solo hay dos para elegir, me quedo con la segunda.