Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Dhaka: la ciudad más estresante del mundo

Las tres primeras son, de Dhaka (Bangladesh) y las dos últimas, de Chittagong (Bangladesh)
          Después de 122 países visitados, para mi Dakha es la ciudad más estresante del mundo y la razón no es otra, que su elevadísimo número de rickshaws, que vagan por doquier entre el caótico tráfico, como pollos sin cabeza. Si a ello le añadimos, la anchura de sus avenidas y la ausencia de semáforos, cada cruce se convierte en un serpenteante y angustioso abismo. ¡A los propios lugareños les cuesta atreverse!.

          De tal forma, que al llegar al lamentable y caro hotel -son pocos, los que aceptan extranjeros- y pretender reposar, al cerrar los ojos, se me aparecen imágenes de cacharros y cacharros, atropellándonos, cruces eternos -más que las reencarnaciones indias- y personas riéndose de nuestras desdichas. ¡Que horror!.

          Para colmo, nos acaban de confirmar -dato conocido, pero olvidado-, que hoy empieza el Eid al Fitr -festividad de cinco días, que pone punto final al maldito y, para nosotros, recurrente mes de Ramadán-, con lo que ello supone en un país musulmán. Aunque, creedme: el Ramadán en Bangladesh, es la fiesta del paripé. Se pasan el día comiendo, bebiendo y fumando, en puestos tapados por sábanas -aunque todo el mundo sabe lo que se “cuece” en esos garitos- y luego, que si la liturgia de la cena, bien tranquila, porque el estómago está ya lleno. Igualito, que los marroquíes, que devorarían a un caballo, si se lo pusieran delante.

          Volvamos al tema y ¡haya calma!. Dakha -y la mayoría de ciudades de Bangladesh-, esta llena de aceras, bastante bien cuidadas y sin fosos. ¡Mera ilusión!, porque están abarrotadas de puestos callejeros y personas, que circulan a gran velocidad -como si tuvieran prisa-, en ambas direcciones. Sacar los codos es la solución más desesperada, aunque bastante efectiva

          De hecho y supongo, debido a los excedentes, que sobran de los pedidos de de El Corte Inglés, Zara y demás imperios explotadores, Dakha se muestra como el mayor mercado callejero de ropa y ropajes -también zapatos- del mundo. ¡Ni en cincuenta años venderán todo lo que exponen al público!.

          En los interminables mostradores, también destacan numerosos puestos de fruta, de una apariencia impecable y excitante, aunque carísima. Con bastantes dudas, de si abandonar el proyecto y retornar a India, nos vamos a Chittagong, después de un día aciago y una noche diluviando, que han convertido la ciudad en un charco eterno, que supera los tobillos.

          En este nuevo destino, vuelve a destacar su extraordinario mercado -bazares, llamados aquí-, aunque de la misma estrechez y peligros, que el de Dakha.

          En tres días en este país -y exagero sólo un poco-, ha llovido más, que en los otros 80 de viaje. De hecho, esta es la nación del agua por todas las partes: ríos anchísimos, lagos, estanques o similares, campos de arroz, charcos infectos... y también de los ladrillos, a lo largo de todo el país. Lo de las precarias industrias de ropa -paraísos de casi exlavitud-, el turista no lo ve. Por cierto y a estas alturas: cero guiris en Bangladesh.


          Lo que ya hemos constatado con bastante claridad es, que Bangladesh se muestra mucho más limpia, que India. ¡Gana por clara goleada!.