Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Con la aguja del indiómetro en la zona más roja, a punto de estallar

                                                   Arriba, cuevas de Ellora (India). Debajo, Bhopal (India)
          Cincuenta días en India -108 sumando nuestro anterior viaje- y aún no veo la hora de sacar conclusiones, dado que me siento con temor, sobre lo que nos pueda deparar el futuro y por otra parte, en cuanto a determinadas cosas, tengo un pensamiento distinto a cada hora del día. Situaciones buenas y malas, probablemente, nos han ocurrido aquí, en la misma magnitud, que en el resto del mundo, aunque nunca, mostramos dedicación tan intensa por un país, que no fuera este.
Kanyakumari (India)
          Con cierta retranca, cabría destacar los momentos más sublimes del viaje, que han sido, la ducha de cada tarde, la cerveza fría -cuando la cámara o el frigorífico funciona, o el estado indio de turno no te fríe a impuestos e impide pagarla- y el momento crucial: cuando después de 800 esforzadas gestiones, mucha paciencia y sonrisas, consigues tu objetivo -con fotocopias y escritos varios, que ni puedes imaginar por ínfimo, que sea, el trámite a realizar (por ejemplo, un triste boleto de tren). 


Arriba, Kumbakonam (India). A la izquierda, Kovalam (India)
          Siendo mucho menos puntillosa y más conciliadora -algo que cuesta, después de tanto tiempo aquí- diría, que cada uno tiene el viaje a India, que se busca. Pero eso, la verdad, tampoco es decir mucho. A veces, por unos pocos euros más al mes, puedes reducir tu sufrimiento, pero el problema es, que ni siquiera sé, si deseo esa alternativa.

          Por ejemplo: cogemos un tuk tuk y nos ahorramos los tres kilómetros o cuatro, que hay hasta el alojamiento, el calor y la necesidad de lidiar con planos muy imprecisos (sí, la Biblia LP, también es imperfecta). Pero, ¿qué hacemos luego el resto del día, quedarnos en la habitación?. ¿Donde gastamos la adrenalina, si Dios no nos dio capacidad y ganas, de ascender cumbres de 9.000 metros?. Cada vez, me veo más emparentada con el masoquismo.
                                                Fatehpur Sikri (India)
          Pero, si vamos a lo práctico, en este periplo, mucho más calor, que el viaje anterior; peores alojamientos y en más sitios rechazados; comida excelente y relativamente variada; más sleeper y menos buses nocturnos (me lo puse, como objetivo principal)... Lo único, que no varía en ambos viajes, son los indios, pero de eso, ya he hablado bastante.


        Por lo demás, disfrutamos de agradables días en Calcuta, una ciudad hecha a nuestra medida y quizás -con permiso de Amhedabad y Shimla- el mejor mercadillo de India. Vamos camino de Bhubaneswar, Puri y Konark, para poner punto final a este maravilloso/insufrible país. Aunque, antes de abandonarlo, nos ocurrirán mil historias, como cada día, desde que sale el sol, hasta el ocaso.

 Arriba, Augandabad (India). Debajo, Calcuta (India)
         Diría, que tengo cierta incertidumbre sobre nuestro paradero, de aquí a una semana. Pero, como en India las sensaciones aparecen, cuando menos te lo esperas, hoy vivimos una tarde muy especial, en el barrio del templo de Kali -a cinco paradas de metro de la zona de los guiris-. Realmente, nos hemos sentido en la Calcuta tan miserable/digna, siempre imaginada y mostrada por el cine, tantas veces. ¡Mira, que nos pone esta ciudad!.