Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

domingo, 21 de septiembre de 2014

¡Nos gustan los sijs y también, Amritsar!

                                                       Todas las fotos de este post son, de Amritsar (India)
          Como ya habréis adivinado, si leéis este blog, no son muchas las ciudades amistosas, en India, pero Amritsar, es una de ellas. No porque haga menos calor, que en los destinos anteriores o porque el caos del tráfico o el concurso de maleducados, no sean los mismos, que en cualquier otra ciudad, sino porque la mayoría de su población es sij y eso, para el viajero, tiene unas cuantas ventajas. Debido, a que en un principio y en teoría, su labor es contribuir a facilitar la felicidad del prójimo (en la práctica, habría bastante, que discutir).

          En Amritsar se halla la oficina de turismo más eficiente, que hayamos conocido en toda la India. Los autobuses, desde la estación de trenes al templo, son gratuitos para todo el mundo . Y ya, dentro de este lugar sagrado, todo son facilidades: alojamiento de bajo coste para peregrinos, refrescos por debajo de su precio de producción -cinco rupias-, comida gratuita en la trepidante cocina y comedor y un trato siempre atento y amable. 

          No cobran por dejar los zapatos o por coger un pañuelo para cubrirse la cabeza -tanto hombres, como mujeres- y se pueden hacer fotografías en cualquier parte, salvo en el interior del pequeño templo, situado en el centro de un magnífico estanque . En él, varones y féminas se bañan por separado, en zonas bien delimitadas, aunque no muy grandes. Lo curioso es, a la hora del chapuzón, que ellos llevan la cabeza tapada y el resto del cuerpo -salvo el bañador- al aire.

           Ningún pelma y en ninguna situación, osara entrometerse en vuestra visita al Golden Temple o mientras se rodea su recinto simétrico, sólo distorsionado por las torres de una cercana mezquita, rodeada de obras. Hasta internet te sale a mitad de precio, aunque va a pedales. No hay wi-fi en el complejo, pero debe ser que para comunicarse con sus gurús, no resulta necesario.

          Los sijs son la novena religión del mundo, en cuanto a número de seguidores. Habalndo campeñánamente, se trata de una especie de macedonia, entre musulmanidad e hinduismo, que como siempre, parió algún desencantado con ambos credos, hace ya seis siglos. Sus principios básicos -y por los que es bastante fácil reconocerlos- son las cinco Ks. A saber; 1º.- kesh: no cortar barba y cabello. 2º.- khanga: su peine de marfil. 3º.- Kara: su brazalete de plata. 4º.- kacha: calzón corto, que deben portar siempre. 5º.- kirpani: cuchillo para defenderse, en caso de que fuera necesario..

          Sus dogmas morales -estos se aprecian peor, a simple vista-, consisten en creer en un solo Dios, considerar a todas las razas iguales, defender los ideales positivos, la generosidad, desechar los malos instintos -lujuria, ira, envidia-... No deben ingerir bebidas alcohólicas, ni fumar, ni tampoco, comer carne.


          Leyendo curiosidades religiosas de India, nos topamos con los jainitas, aunque no son de esta zona. No sólo no pueden comer, ni matar animales -incluidos insectos-, sino que tampoco deben montarse en coche o autobús, dado que estos aniquilan con sus motores a estos indefensos invertebrados.