Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Prizrem: un broche de oro para este viaje

                                                      Todas las fotos de esta entrada son, de Prizren (Kosovo)
            Como suele ser nuestra costumbre –nos suele dar buenos resultados, aunque inquietantes-, optamos por el plan de más riesgo: ir a Jankovic y buscarnos allí la vida, para tratar de llegar, a Prizren. Por si las moscas, nos avituallamos de comida y cerveza, adecuadamente. Por motivos propios y ajenos, conseguimos que el día salga redondo –si no fuera por la constante y demoledora lluvia- y acabamos cumpliendo nuestros objetivos, con creces.

            Salimos algo tarde y a los diez minutos, nos hacen cambiar de autobús, por motivos desconocidos, a un vehículo abarrotado y viejo. El cobrador corta nuestro billete, sin mirar el destino. A las cuarenta y cinco minutos, nos vemos en la frontera. ¿Dónde estará Jancovik?. ¿A este lado o al otro?

            Como en otras naciones ex -yugoslasvas, la tradición es apuntar el nombre y el número de pasaporte en un listado, antes de cruzar la línea divisoria entre países. En total, tardamos media hora, entre aduanas y control de policía (no hace falta bajar del bus, dado que suben ellos). Para salir de Macedonia no ponen sello, aunque sí para entrar, a Kosovo.


            El paisaje, que es muy montañoso y bello, nos acompaña durante bastantes kilómetros. Sin saber donde está nuestro destino, ya hemos tomado la decisión de llegar a Prístina, por la tercera parte de lo que cuesta el billete. Habíamos oído, que la capital de Kosovo es un lugar horrible, pero quienes lo dijeron, se quedaron cortos. No llevamos ni cinco minutos en la ciudad, cuando ya estamos valorando, seguir camino hasta Prizren, al precio que sea.

            Las dos horas que permanecemos en la ciudad, las empleamos en transitar por sus destartaladas calles, soportar el agresivo tráfico –a diferencia de Macedonia-, lidiar con los maleducados modales de la gente –sobre todo, en materia de aparcamiento- y en ir y volver al centro, que apenas presenta una calle peatonal –en diferente estado de conservación, según los tramos-, un par de mezquitas, una torre del reloj y muchos cables eléctricos exteriores, que interrumpen cualquier contemplación o cualquier intento de fotografiarlos. Los hoteles aquí, son escasos y tan sólo, para ciudadanos de posibles.

            Vinimos a Prístina, para encontrarnos con la historia reciente, pero apenas hallamos, edificios al más puro estilo soviético, supermercados bien abastecidos, algún dejado parque y tiendas de tipo occidental. Nada de enfrentamientos religiosos, musulmanidad exacerbada, militares por todas partes, reyertas ksovo-serbias o fuerzas de la KFOR (escasas, extremadamente meticulosas y apenas, vigilando un par de iglesias, en Prizren).


            La suerte nos sigue acompañando. Retornamos a la estación y, cogemos un bus, casi al vuelo, para Prizren. Esta ciudad son palabras mayores y maravillosas. ¡Procurad descubrirla con calma!. Con su plaza principal, su puente de piedra, que divide la ciudad, sus iglesias, sus mezquitas y sus bellas casas, además la fortaleza en ruinas, desde donde se contemplan magníficas vistas. En algún edificio, apenas se atisban algunos restos, de lo que parece metralla. Decenas de restaurantes, bien montados, pero casi todos, vacíos. Y eso, que es sábado por la tarde.