Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

sábado, 8 de enero de 2011

El delta del Okavango

      Delta del Okavango
          A menos de 200 metros del inicio del paseo para el avistamiento de animales en el delta del Okavango, tropezamos con una enorme mierda de elefante. Segun Gowe, nuestro experto, emotivo y comunicativo guia, es de hace tres semanas. Con las manos escarba en ella, para mostrarnos como estan creciendo, una especie de champinones. Son las mismas extremidades, que luego usara -sin jabon o agua de por medio- para zamparse un bocadillo de mantequilla de cacahuete y para hacer funciones de recogida y recipiente de agua del propio rio, con el fin de saciar su sed. Y nosotros preocupados, porque al desembarcar, hemos tenido que meter los pies en el agua y caminar por el fango, poruqe no hay muelles!!. Mira, que nos lo han dicho veinte veces en Sanidad Exterior: No tocar el agua de los rios, que la esquistosomiasis, no es cosa de poca monta.
  Delta del Okavango (Botswana)
      Lo interesante de esta cara, pero imprescindible excursion, mas que ver animales, es recorrer el delta en mokoro. Se trata de una larga y estrecha embarcacion, de escaso calado -la profundidad en muchos tramos, es de centimetros-, en forma de medio tronco de arbol vaciado. El que nos transporta, va clavando en el suelo un largo remo terminado en forma de Y. Navegamos a ras del agua y el paisaje es espectacular: Enormes y omnipresentes nenufares, flores a modo de margaritas gigantes -que se abren por el dia y se cierran por la noche-; plantaciones de alargados papiros y mucha vegetacion, que casi convierte en un hilo, el espacio por donde pasan los botes.
  Delta del Okavango (Botswana)
      En la barca de detras, viaja una pareja de holandeses. Lo primero, que ella nos ha dejado claro, es que no quiere hablar de futbol. Mas a la defensiva y a lo bestia, que en la propia final del Mundial.

      En cuanto a la contemplacion de animales, hemos tenido mucha suerte, dado que es mediodia y a esas horas, suelen estar en el bosque, ocultos debido al calor: Una enorme jirafa -a menos de 25 metros-, una docena de hipopotamos, un antilope y decenas de especies de pajaros. Ademas, la cornamenta sobrante de un antilope depredado y huellas de guepardo, hipopotamo, cebra, leopardo y elefante. Todo ello, en dos horas.
 
      Lo normal es, ir a ver animales bien temprano o al atardecer, pero eso, supone pasar una noche en la jungla, resultando mucho mas costoso -unos 200 euros por persona- y con bastantes horas perdidas en el campamento, sin nada que hacer.
                                                                               Delta del Okavango
                                                                                Delta del Okavango