Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

sábado, 5 de noviembre de 2016

¡Calentando motores!

                                                        Meteora (Grecia), arriba y Rodas (Grecia), abajo
          Si nada lo impide -eso esperamos-, el próximo 15 de noviembre comenzaremos nuestro nuevo viaje de unos 25 días, a través de Grecia, Albania y Montenegro, destinos en los que ya hemos estado, anteriormente. A pesar de retornar al mundo más clásico, no tenemos la intención de contemplar muchas ruinas, dado su estado general y su elevado precio (la Acrópolis ya la vimos, en 1.994, siendo jovencitos).

Nauplia (Grecia)
          Volaremos dese Madrid, a Bergamo (16 euros) y desde aquí, a Atenas (15). La vuelta la haremos, desde Podgorica, a Bruselas (13 euros) y desde este lugar, a Madrid (15), aunque estos dos últimos billetes, aún no los hemos comprado. Dos vuelos más, completarán nuestro periplo: Atenas-Rodas-Atenas (10 euros, cada tramo). Todos son con la quisquillosa, Ryanair, que cada vez toca más las pelotas (la última es, reducir el periodo de facturación a cuatro días, para quienes no reservan asiento).
                                                                                                        Girokasterr Albania)
          El teórico itinerario está ya cerrado, aunque sobre la marcha, se producirán cambios. Estaremos dos días y medio en la capital griega, para partir hacia Corinto (83 kilómetros) y Nauplia (56). Dormiremos en esta localidad o en la cercana, Argos (tiene nombre de cerveza, del Lidl). Salvo en Atenas y Rodas, no hemos reservado nada y trataremos de recurrir a las “domatia” -habitaciones en casa particulares, típicas en esta zona de Europa y en la ex Yugoslavia-, dado que los hoteles tiran a caros

Sarande (Albania)
          Al día siguiente partiremos para Mistra (126 kilómetros) y nos alojaremos en esta interesante ciudad o en Esparta o Kalamata, no muy distantes. Gition (48 kilómetros) y Monemvasia (67) completarán el recorrido por el Peloponeso. Nuestra intención es, volver en bus nocturno, a Atenas (299 kilómetros).

          A la mañana siguiente, tomaremos un vuelo, a Rodas (10 uros). Podríamos alojarnos, en Faliraki -12 euros y a 13 kilómetros de la capital- y visitar esta y Lindos (36).
                                                                                                        Bar (Montenegro)
          El siguiente paso, un bus nocturno, a Kalambaka (354 kilómetros), en la región de Tesalia, desde donde visitar, los bellos monasterios de Meteora (6,4)). Remataríamos Grecia, en Ioanina, distrito de Epiro- (106 kilómetros). Podemos pernoctar en el primer lugar indicado o en la cercana, Kastraki.

          Sera hora ya, de partir para Albania, a través de las fronteras, de Kerasovo -Grecia- y Kakavia (61 kilómetros).

          Sarande (49 kilómetros), Girokaster (62) y las ya visitadas, Durres (193) y Tirana (44), completarán nuestro periplo por el emergente país.
Budva (Montenegro)
          Posteriormente, avanzaremos hacia la frontera de Muriqan, en Albania, para recalar en la de Sukobin, en Montenegro, para arribar, a Bar (156 kilómetros). De ahí, a Budva (39) y regreso a Kotor (22), donde pasaremos la noche, esperamos, que mucho menos ajetreada y difícil, que la del ya lejano julio, de 2.007.

           El entretenido viaje finalizara en Podgorica, fea y contaminada capital del estado montenegrino, distante 85 kilómetros, de la citada ciudad costera, no demasiado alejada, de Dubrovnik. En total y sin tener en cuenta los vuelos, 1841 kilómetros de carretera, por lo cual, tampoco resultan demasiados, teniendo en cuenta los días invertidos.

                                                  Podgorica (Montenegrotebegro)
          ¡¡Vamos calentando motores!!