Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Esforzadas y gratificantes caminatas, templos, tumbas y budas

                                                           Todas las fotos de este post son, de Gyeongiu (Corea del Sur)

          Apuramos el viaje. Dieciocho días pasan a distintas velocidades, como ocurre con la propia vida. La primera mitad del periplo da mucho de si y después, los días parecen escaparse entre los dedos, sin poder remediarlo.

          Parece, que fue hace unas horas, cuando llegamos a Gyeongju y ya llevamos tres días, subiendo esforzados montes y contemplando paisajes, budas y templos de diferente linaje y estado de conservación. Hoy, la climatología nos ha hecho la puñeta, pero aún así, hemos cumplido nuestros planes de visitar un bello templo y una gruta artificial erigida en honor, como no de Shiddhartha.


          En esta ciudad, para ir a todo lo interesante, hay que ascender, esforzadamente, hacia arriba, poniendo en prueba nuestras capacidades físicas. En Gyeongju, encontramos multitud de tumbas curiosas y en los montes adyacentes, también. Las hay de proporciones desproporcionadas, del tamaño de una montaña, con perfecta forma convexa y cubiertas de hierba. Las más modestas son mucho más pequeñas, están en lugares más apartados y tienen – no siempre- lápidas muy discretas.


        En este agradable lugar, henos encontrado el mejor hotel del viaje, a un precio razonable (23 €). Dueño amable, habitación impecable con baño, más de diez productos de higiene, café, agua y refrescos gratis, cama con calefacción incorporada -muy típico de aquí, hasta en los alojamientos más básicos-, wi-fi, televisión, ordenador personal de uso libre y de última generación... Después de casi ciento treinta países visitados, hemos descubierto el hotel perfecto, casi donde menos lo esperábamos.



          Antes de volver a Seúl, a matar esta deliciosa aventura, mañana pasaremos por la impersonal -eso dicen- Daegu. Aquí, hemos comido un poco peor o mejor dicho, mucho más repetitivo. Y encima, nos ha tocado pagar, porque los supermercados son muy básicos y no ofrecen degustaciones. Sopas del Seven Eleven, a 90 céntimos y salchichas rebozadas y pescado procesado coreano, a unos 40 céntimos la pieza. ¡Al fin, encontramos buenos precios para yantar!.