Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

miércoles, 23 de enero de 2013

Las Vegas: un estado prolongado de felicidad.

                                                        Todas las fotos de este post son de Las Vegas (Estados Unidos)
            Resulta chocante, que en la Ciudad del Pecado, donde aparentemente, casi todo está permitido, la policía te pueda retener –e incluso, detener, por consumir, caminando por el Srip –calle principal de Las Vegas-, una inofensiva lata de cerveza de medio litro. Según nos explicaron los agentes –con algo de intimidación-, la legislación es compleja, pero básicamente, consiste en que solo se puede beber alcohol en los casinos o en el exterior, hasta trescientos metros de estos y solo en botella de cristal. Como en las películas, nos tocó una pareja de poli bueno-poli malo y al final, terminaron condescendiendo y ni siquiera nos obligaron a vaciar y a tirar el diabólico envase, en una papelera

            Igualmente, se insinúa casi como increíble, que dos personas permanezcan cuatro días en la ciudad, sin gastarse un solo dólar en juego y se lo pasen de miedo. ¿Qué hacíamos?. Casi tofo lo que se puede llevar a cabo allí, menos dilpidar nuestro dinero.

            Por supuesto y, aunque la tenemos en elevada estima, no es Sin City la ciudad, que más nos enamora del mundo. Pero, sin embargo, si solo hubiéramos podido hacer un único viaje en nuestras vidas, este habría sido el destino elegido. ¡No nos cabe ninguna duda!.

            Deambular por Las Vegas, provoca el mayor estado de felicidad prolongada, que haya disfrutado jamás. Vives en tal vicisitud de ánimo, que todo lo malo, que te puedan contar, desaparece de tu mente en un instante. Estar en Las Vegas es, además, viajar de París a El cairo, de Nueva York a Mandalay o de Italia al Sahara, en cuestión de minutos. Disfrutar de Las Vegas supone, a ratos, sentirse Nocolas Cage, acelerando tu vida, entre litros de alcohol y enormes raciones de comida rápida. Vivir, intensamente en Las Vegas, puede llevarte a encontrar al amor de tu vida y casarte en una noche loca, por poco más de cien dólares, en una capilla open 24 hours..

            La vida en los casinos es tranquila y agradable, entre el constante “clin, clin clin” de las máquinas –las hay desde un centavo, hasta sumas astronómicas-, que no paran de sonar, en ningún momento. Perder la noción del tiempo y de la hora que es, resulta bastante sencillo, al no haber ventanas y permanecer todo siempre igual. Ni siquiera el 11 de septiembre, los grandes centros del juego cerraron sus puertas. A pesar –y por encima- de todo, the show must go on. 

            A cualquier persona, que no haya ido o investigado, la Ciudad del Pecado la suele imaginar, como algo inaccesible, económicamente (sólo apta para gente de posibles). Más bien y en verdad, resulta todo lo contrario: hoteles desde poco más de diez euros, con la habitación con baño, aire acondicionado y pantalla de plasma; buffets variadísimos, por siete u ocho euros o de pasta y pizza, a cuatro dólares, pudiendo comer toda que quieras; botellas de Miller de un tercio –para mí, de las mejores cervezas del mundo- o deliciosas margaritas –coentrao, tequila y zumo de lima-, a un solo dólar, en la barra de cualquier casino…

            Y hablando de comida, debo de romper una lanza a favor del fast food americano (al menos, en esta ciudad). Ha sido en Las Vegas, donde hemos comido los mejores platos de pasta o de pizza, en nuestras ya largas vidas. ¡Allí no escatiman ingredientes, como ocurre en el resto del mundo!. Pareciera, que cada porción de las segundas, llevara un queso entero.

            Y ¿cómo funciona así, el negocio?. Todo es muy sencillo. Se pierden las ganancias en alojamiento, alimentación o barras de bares, pero a la vez, la oferta se convierte en muy tentadora para los clientes. Al ser la propuesta tan global, muchos no salen de sus alojamientos durante días, dejándose cientos o miles de dólares en juego.

            Todo está planteado de forma muy familiar. Mientras la mujer y los niños disfrutan de espléndidos manjares o espectáculos de todo tipo, el padre dilapida sus dólares en las máquinas o las mesas de juego.

            Si Vais a Las Vegas y como recomendación personal, no dejéis de visitar uno a uno, todos los casinos del Strip. En el Sahara, preguntad por Javier. Si este simpático cubano sigue trabajando en alguna de las barras, os atenderá con mimo y os contará todos los secretos de la ciudad. ¡Dadle recuerdos de nuestra parte!.

Además de nuestros recuerdos y las fotos, aún guardamos otro fetiche de Sin City: más de un centenar de pequeñas tarjetas, que desde el atardecer, te entregan, constantemente por la calle, en las que chicas ofrecen sus servicios, de forma telefónica. Muy ligeritas de ropa, aunque con los pezones tapados con una estrella.

8 comentarios:

Eva dijo...

Se inicia la serie de posts sobre nuestras ciudades favoritas. Espero, que os gusten.

Saludos.

Edu dijo...

Acabo de leer el artículo y me ha parecido extraordinario. Seguiré ahorrando para algún día, poder visitar el oeste de Estados Undios y como no, Las Vegas.

Saludos

Anónimo dijo...

Coincido!!. Estoy segura de que te podrías ganar la vida escribiendo.

Saludos.

Lola

Eva dijo...

Gracias.

Soy periodista y ya me la gané de esa forma, durante bastante tiempo, pero las cosas cambian.

Saludos.

Eva dijo...

Por cierto. Se me olvidó decir, que la próxima ciudad será, Río de Janeiro.

Marta: ladecoraciondemis mesas.blogspot.com dijo...

Gracias por seguir con nosotros.

Erick dijo...

Dedito para arriba, porque este blog paso del 23 de enero!!! Jeeje
Enhorabuena Eva por seguir con tus fieles lectores.
En cuanto a Las Vegas, nunca he sabido la mal fama que le han propinado otros lugares turisticos, como la sodoma y gomorra de nuestros tiempos. Hay mucha oferta aparte de los citados casinos, como bien dices, si se busca hay alojamiento muy economico en comparacion al resto de USA y nadie te obliga a consumir algo para poder disfrutar de una tercera atraccion. Todo esta en las personas, pueden redescubrir la entretencion continua, adentrarse al desierto o simplemente hacerse el vago y beber y despilfarrar el dinero.

Eva dijo...

Cuanta razón tienes, Erick y que bonita aportación, en cuanto a lo de Las Vegas y su entorno.

Y en lo relacionado a la supervivencia del blog, más allá del 23 de enero, gracias por el apoyo, porque ¡da mucha fuerza y motivación!.

Después del desánimo inicial, hubo unos cuantos mensajes, que nos levantaron de golpe. Pero, no sé hasta cuando durará nuestro ánimo (intuyo, que no demasiado tiempo).

Aunque, anunciamos escribir sobre Río de Janeiro, hoy he encontrado en radio un reportaje sobre la burundanga y me apetece, escribir sobre Colombia, Cartagena de Indias y los cruceros, a Panamá (ojo: son experiencias de hace unos pocos años, no tratándose de información actualizada).

Saludos