Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

domingo, 12 de marzo de 2017

Cuando el diablo no sabe, que hacer o donde viajar, le da a la ironía

                                    Todas las fotos de este post son, de Valladolid (España)
          ¡Sí!. Vosotros podéis pensar, que somos la pareja perfecta -que lo somos-, que tenemos pasta para aburrir -no es para tanto, aunque pretendemos seguir sin trabajar, hasta nuestra muerte-, que conocemos unos 125 países -todos por libre-, que no tememos, ni a Donaldl Trump, ni siquiera y eso es de más valentía, a los hijos de puta de nuestros vecinos del adosado de nuestra derecha. Y mira, que son dañinos, trogloditas, seres primarios y asociales.


          Más fuertes, que Sansón, hemos salido liberados de la parte de nuestra familia tóxica y chantajista, manteniendo relaciones bastante fluidas y cordiales con el resto. Parece mentira, como se pueden mantener más conflictos -sin ni siquiera, herencias de por medio- con tus hermanos, padres, tíos y sobre todo, cuñados/as, que con cualquier ser malintencionado y malévolo, con el que te encuentras a lo ancho y largo de nuestro querido mundo. ¡Así de triste y de real!.


          La verdad es y abordando miserablemente la cincuentena, que ya sólo tememos a Hacienda -sin motivo, porque no le debemos nada- y a las enfermedades, al ir yendo para viejos. Y un poco, a dar menos la talla en los venideros viajes, que esperemos y en breve, nos aguarden.

          Pero, a pesar de tanta seguridad y quietud, no podemos ocultarlo: ¡nuestra vida actual es una MIERDA!, durante la última semana. Lo único, que progresa adecuadamente, como se decía antes, son los estados, de Whatsapp. Esa cosa, que pretende emular a Instagram o Snapchat y que no utiliza, casi nadie, porque -en lo que supone la mayor lacra de la humanidad-, no tienen costumbre de hacerlo y a ello se aferran. ¡Ya la tendrán, dentro de unos meses y si no, al tiempo!.


         El caso es y gracias a esta herramienta, que yo he conseguido enganchar a mis casi octogenarios padres, poniendo fotos espectaculares de nuestros viajes a India y creo, que más tarde o temprano, picarán el anzuelo y visitarán el país. Francamente, soy de la opinión, de que nadie debería morirse sin ir, a India.

          Pero, lo demás, ¡va fatal!, especialmente, desde el miércoles. La polémica remontada del Barcelona, me ha provocado una urticaria mental, de al menos 72 horas, que me ha mantenido en colapso transitorio y desconexión de todo medio de comunicación deportivo (cosa, por cierto, que tampoco viene mal, a decir verdad, para higienizar la cabeza).

          Y, ahí no acaba todo. Ayer y con confianza, acudimos al supermercado DIA, para beneficiarnos del descuento del 30% en congelados, gestionado previamente en la app de la compañía y, ¡oh sorpresa!, nos los cobraron a precio de tarifa normal.

          Sin fuerzas para reclamar por vía telemática -dado, que el ordenador ayer por mañana, se estuvo actualizando, indefinidamente, hasta que se lo impedí a las bravas-, por tarde en el Mercadona, hemos esperado veinticinco números en el pescado, para que un turno y dos antes, se liquidaran todas las sardinas y los bacaladitos, que iban a ser nuestra compra. ¡Dios!, ¿por qué nos merecemos nosotros esto y tan seguido?... ¡Encima, ambos eran marroquíes!. ¿No les basta con quitarnos el trabajo o los subsidios, que ahora también, nos arrebatan las sardinas en nuestra propia cara?. ¡Porca miseria!.


         Aún y sin sospecharlo, me esperaba algo peor, ¡realmente traumático!, en los tiempos, que corren. Al llegar a casa -y como no otras pocas veces-, el móvil se rebeló y se puso en modo avión, sin dejar desactivar este estado, manualmente. En una confabulación planetaria, el wi-fi se alió con él y todo se convirtió en el caos mundial y enajenación de nuestras mentes y eclosión de ansiedades. Un círculo con una barra cruzada nos hace ver, que el dispositivo nos lo tiene todo prohibido. ¡No le basta con geolocalizarnos, a cada instante, que ahora, nos quiere poseer y dominar!.

          ¡Los treinta minutos, sin whatsapp, mientras a duras penas, solucionábamos el problema, han resultado ser los más escalofriantes y angustiosos momentos de nuestras vidas!.

          A todo esto, no todo había sido tan malo, últimamente. Llevamos, en Valladolid, cuatro días en manga corta y varias semanas, dilucidando, cuando emprendemos el séptimo viaje largo -cada vez, queda menos- o si antes, llevamos a cabo un periplo por la comunidad de Madrid, la provincia de Huelva o la de Vizcaya.

          De momento y a la espera de la futura e inminente decisión, os dejamos unas cuantas fotos de nuestra ciudad. Hemos caído en la cuenta, que tenemos fotos de más de cien países y casi ninguna, de nuestro lugar de nacimiento

          ¡Ah, y lo del Barça, ya casi se me va pasando, a pesar del robo arbitral!. 11 Champions, a 5, es lo mismo, que el 6 a 0 de toda la vida, de cuando éramos pequeños. Y eso, a pesar de Messi, que para mi, es de largo, el mejor jugador de la historia, que yo conozco.

          En los comentarios del blog, se admiten condolencias por nuestro delicado estado, apechusques varios y sobre todo, eclosiones opinativas osadas y sin la capacidad de la ironía -el 99% de los seres humanos carece de ella- y también, los que nos puedan dar consejos, que son muy bien admitidos (aunque no solemos tenerlos en cuenta, dado, que vamos por libre).

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ja, ja, ja... de verdad os pasó todo eso en tan poco tiempo...

Anónimo dijo...

Hola

Yo llevo leyendo vuestros viajes casi de por vida y me parece que, estáis fusionando las antiguas reflexiones viajeras con vuestor viajes de ahora. Lo clebro y como creo que no es un blog muy multitudinario, no tenrás muchas críticas.

Otra cosa sería en las redes sociales, seguro

Marta

Eva dijo...

Gracias por vuestros comentarios, chicos,

las Críticas me afectan, como a todo el mundo -menos, a Luis Enrique, porque no lee nada y hace bien-, pero de momento, mi mayor enemigo soy yo, para poder continuar los grandes proyectos, que nos restan y que nos hacen tanta ilusión, como los antiguos.

Por eso, me parto de risa con todo lo que veo y leo. Ejemplo: para recuperar los antiguos estados de whatsapp -una frase poco currada, que nadie casi ponía-, ahora determinados gurús del teletipo y de las asociales redes, ofrecen comerte la cabeza diez veces más, para que hagas lo que ellos dicen y nunca pensaste..
Cuando enseñarán en los colegios a la gente, a dirigir su vida!!.

Francisco Villares dijo...

Eva, sorprendente el comentario de los marroquies y la sardinas. Espero que sea sólo una ironía y que yo no la haya pillado...

Eva dijo...

Hola, Francisco

Todos los que tenemos blogs, hemos participado en los decrépitos foros o en las redes del odio -llamadas sociales-, sabemos, que la ironía, así por escrito o incluso, por la radio u otros medios no visuales, es difícil de entender.

Si hemos hecho siete viajes, a Marruecos, no es por casualidad. Nos encanta el país y sus gentes y hace tiempo, que no volvemos, porque lo tenemos tan trillado, que ya no sabemos donde ir.

Si te has sentido ofendido por algo, lo siento, pero mi carácter es provocador y a veces, vehemente. Si te das cuenta en el post, no hay ni siquiera una relación entre las fotos y el texto. Simplemente, es un estado de ánimo

Me gusta provocar, hacer reaccionar -no necesariamente, hacia mis intereses-, pero odiar por condición, nacionalidad, sexo, etc,... no va con mi filosofía.

Saludos

francisco jose villares cousillas dijo...

Gracias por la aclaración, Eva. Y enhorabuena por tu blog. Lo sigo desde hace mucho y me habías dejado muy confundido con tu comentario.