Este es el blog de algunos de nuestros últimos viajes (principalmente, de los largos). Es la versión de bolsillo de los extensos relatos, que se encuentran en la web, que se enlaza a la derecha. Cualquier consulta o denuncia de contenidos inadecuados, ofensivos o ilegales, que encontréis en los comentarios publicados en los posts, se ruega sean enviadas, a losviajesdeeva@gmail.com.

jueves, 6 de agosto de 2015

Requiem por Siria y Nepal

                                                                                                  Palmira (Siria)
          Quizás, esta entrada la debí publicar hace dos o tres meses, con el tema más de actualidad, pero la desidia motivada por el insufrible verano, que nos envuelve desde mayo, hasta no sé cuando, me ha hecho tomarme la vida con mucha pereza. Fiestas, limonada, conciertos, cerveza... y muchas duchas de agua fría.
                                                                                                               Casas Colmena (Siria)
          Hace ya bastantes semanas, que estoy muy triste por la poca repercusión, que se está dando en los medios de comunicación, a la casi total pérdida del patrimonio monumental, de Siria y, en menor medida, de Nepal (de este país se ha hablado un poco más). Pero, aún me apena más, que las maravillas, que vieron nuestros ojos no hace tanto, se las hallamos hurtado a las próximas generaciones.                                                                           
                         Alepo (Siria)
        Juntando la licencia por matrimonio y unos cucnatos días de vacaciones, conseguimos organizar un increíble periplo de casi un mes, por Siria, Jordania, Israel y Palestina, que nunca olvidaremos.

          Creedme, si os digo y a pesar de que ahora, combatan los unos contra los otros en atroz e incomprensible contienda, que los sirios -y conocemos, casi 130 países- son las gentes más amables del mundo. No hablan inglés, cierto es, ni obligación, que tienen. Ni siquiera, en la mayoría de las ocasiones, conocen nuestro alfabeto. Pero, paradójicamente, ha sido uno de los países donde nos ha resultado más fácil movernos. Preguntabas algo en la calle y de inmediato, se activaba toda una red de personas, que ni siquiera se conocían entre ellas, para dar con la solución. Todo eran atenciones, sin agobio ninguno.
                                                                                  Hama (Siria)
          Paseabas por los entrañables y ordenados zocos y nadie te molestaba, Podías toquetear una cosa 20 veces, que el vendedor, ni te miraba, Podías probar los dulces o frutos secos de los puestos especializados, preguntando sólo: Can I?. Y en el restaurante, el camarero te llevaba a la cocina, para que vieras todos los platos y eligieras al gusto (por cierto: la cocina siria es de las mejores del mundo). A veces, por cuenta de la casa, caía un entrante, una bandeja de encurtidos, un té o una copita de arak.

          Porque, aunque musulmana, Siria era tolerante con el alcohol. Podías tomarte una fresca lata de cerveza en las calles del barrio cristiano, de Damasco, sin ser increpado o corregido. En esta misma ciudad, las jóvenes universitarias vestían con vaqueros y sin velo (no así, en ciudades, como Hama -la más conservadora del país- o Alepo).   Katmandu (Nepal)

          Según mis noticias, Alepo está destruida, llevándose por el medio su magnífica mezquita y el zoco cubierto más grande del mundo. Palmira ha sido saqueada y algo más -me temo-, que aún no sabemos. El típico castillo templario y medieval, que todos hemos soñado de niños y que estaba entero -llamado Crac de los Caballeros-, se encuentra parcialmente dañado. Lo mismo le ocurre al teatro romano de Bosra, uno de los mejor conservados del mundo. Nada sé de las ciudades muertas, de Apamea, de Hama, de Malula..., pero me temo lo peor. Lo que el hombre preservó durante cientos de años, no tardo ni cinco minutos en morir en manos de estas bestias pardas coetáneas. Francamente, no me hubiera gustado vivir este momento histórico.
                                                                                                                             Pashupatinath (Nepal)
          Lo de Nepal, admito, puede resultar distinto. Al fin y al cabo, fueron las fuerzas de la naturaleza. Pero, ¿hasta que punto estamos forzándola a comportarse de esa violenta manera?. No soy yo muy integrista de las catástrofes, que pronostican los agoreros del cambio climático. Creo, que no son tantas las evidenciaz, para predecir a tan largo plazo y que lo que hoy no tiene solución, sea posible resolverlo en 2.025. Pero, algún dato objetivo, si hay: de los 15 veranos más calurosos, desde que se dispone de datos, 14 han sido en el siglo XXI.

         Si quiero, en otro orden de cosas, amonestar a esos bocazas -no fueron pocos-, que dijeron: “¡qué importa el patrimonio cultural, con toda la gente, que ha muerto!”, Pues, preocupa y mucho. El terremoto mató a miles de personas y es un desastre, pero la pérdida de sus monumentos, afecta a 7.000 millones de seres humanos, que vivimos en el mundo y ya no podremos verlos. Y posiblemente, a varias de las generaciones venideras.
Patan (Nepal)

          Al contrario, que los sirios, no son los nepalíes santos de mi devoción. Ya sé, que es una injusticia acusar a un pueblo por el comportamientos inmoral de unos miles de gentes en los lugares turístico. Pero, la mente humana tiende a simplificar. No era cómodo transitar por un país, en el que cada cinco minutos te estaban tratando de engañar para sacarte más dinero.     Janakpur (Nepal)

14 comentarios:

Eva dijo...

Se me olvidó comentar, el derroche de hospitalidad y generosidad de las familias sirias, que te abordaban para invitarte a un café en su casa -con mucho cardamomo y muy espeso, que te impedía conciliar el sueño- y te presentaban a toda su familia. Desde el marido, que salía de la ducha, a las timoratas hijas (a las que no podías fotografiar, por supuesto).

En España hemos perdido una generación -que nadie lo dude- y en el mundo estamos perdiendo la vergüenza.

Saludos.

Anónimo dijo...

Realmente, un artículo excelente y muy sentido. Vamos por la vida, transitamos y no nos damos cuenta más que de nosotros mismos.

Le felicito por este trabajo

Ciao

alvaro dijo...


Sencillamente genial

Gracias por el artículo

Álvaro

Eva dijo...

Gracias a vosotros, por leer estas cosas, perfectamente compatibles con ver el Sálvame o 13TV, ja, ja.

Anónimo dijo...

la poca importancia que le damos a la cultura, a la amistad y a las cosas inmateriales nos está conduciendo al caos.

bea dijo...

Buenas noches.

Coincido bastante con las ideas de este post y me llama la atención que este sucediendo, ante el mejor presidente de los Estados Unidos y el mejor Papa, en décadas. Hay cosas que se les escapan hasta a los líderes mundiales.

Saludos.

Eva dijo...

Gracias, de nuevo. Curiosa precisión, esta última.

También, me gustaría que opinara gente, que vea las cosas de otra forma. Enriquecería el post.

Saludos.

Max Demian dijo...

A mi me paso una cosa muy parecida cuando miraba en las noticias. Los llamados yihadistas con martillo en mano, rompiendo y dejando hecho polvo el patrimonio milenario de Mesopotamia. estatuas, frisos y obetos varios dentro de museos y zonas arqueologicas, destruidos de puro gusto. Por ultimo hubiesen sido traficadas hacia algun museo o una coleccion privada, asi por lo menos quedaria la esperanza de que se salvaron, pero fueron hechas añicos y se perdieron para siempre, ratros de civilizaciones muertas, en poco tiempo su patrimonio tambien muerto.

Zas dijo...

Joer, que bajón, leyendo todo esto. ¡Dan ganas de llorar!. Y lo peor es, que parece que a casi nadie le importa. RIP MUNDO:

Saludos.

Sara dijo...

Mirad. A mi en la vida no me va nada mal pero no recuerdo haber vivido tiempos tan difíciles y decepcionantes. Y ya rondo los cuarenta!!

Bicos

Eva dijo...

Gracias, de nuevo, a todos.

Lo de Mesopotamia, que indica Damián, es tal cual. No me referí a ello, porque no tengo las mismas ligaduras emocionales, que con Siria o Nepal, al no haber visitado Irán o Irak. Pero lo del estado islámico tiene pinta, de que va a ser uno de los grandes desafíos de este siglo. A mi entender, se trata de la más feroz máquina propagandística de nuestros tiempos.

Son y van de radicales, pero no dan puntadas sin hilo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Extraordinarias fotos de ambos lugares, Gracias

Anónimo dijo...

Y ahora lo del templo de Baal, después de 2000 años. ¡En que mundo estamos viviendo!.

que pena.

Eva dijo...

Comparto lo que dices. Y el futuro no parece muy lleno de esperanza en este asuntos de las barbaridades del ISIS.

Saludos